Saltar al contenido

Más acerca del Maestro Moy

Los primeros años en China

El Maestro Moy Lin Shin dedicó su vida a aprender y practicar el taoísmo y las artes taoístas. En su juventud sufrió graves problemas de salud, en parte tal vez debido a las turbulentas condiciones de vida en China durante la Segunda Guerra Mundial. A través de las artes taoístas fue capaz de recuperar completamente su salud, e inspirado por ello, pasó su vida ayudando a los demás.

Después de la guerra, el Maestro Moy fue iniciado en un templo taoísta y recibió formación en meditación, rituales y ceremonias. Tras la revolución comunista en 1949 su familia se trasladó de la provincia de Guangdong a Hong Kong. Allí continuó su formación en el templo y también comenzó a aprender los estilos internos de las artes marciales de varios profesores.

Aprendizaje y desarrollo en Hong Kong

El Maestro Moy se convirtió en un estudiante del Maestro Liang Zipeng, o Leung Ji Pang en cantonés (1900-1974), un prominente instructor de Lok Hup Ba Fa (Liuhe Bafa), Tai Chi y otras artes. El Maestro Liang había llegado a Hong Kong desde la Academia de Artes Marciales de Jingwu en Shanghai, donde era un respetado practicante del estilo Garra de Águila de Wushu. En su madurez, el Maestro Liang dedicó sus energías a estilos internos como el Lok Hup. La forma visualmente elegante e internamente poderosa del Lok Hup desempeñó un papel especial en la síntesis de las artes del Tai Chi Taoísta del Maestro Moy.

El Maestro Moy se formó durante muchos años con el Maestro Sun Dit, un compañero de estudios del Maestro Liang, conocido especialmente por sus habilidades en Hsing-I (Xingyi) y en los empuja-manos. Durante este tiempo, el Maestro Moy también conoció a un maestro de Qigong que era un recluso y que normalmente no aceptaba estudiantes. Sin embargo, el maestro ermitaño tuvo compasión por el Maestro Moy y empezó a enseñarle. A lo largo de los años, la salud del Maestro Moy continuó mejorando.

Fue durante este período de trabajo diario en su salud cuando el Maestro Moy solicitó ayuda a Guanyin, la Bodhisattva de la Compasión, y prometió dedicar su vida a ayudar a los demás. El Maestro Moy trabajó duro para comprender la esencia de las artes internas que había estado estudiando que producía una mejora en la salud. Posteriormente incorporó esos principios a la forma de Tai Chi que actualmente enseña el Instituto Fung Loy Kok de Taoísmo.

Emigración a Canadá y desarrollo de la Organización

Antes de que el Maestro Moy emigrara a Canadá en 1970, estuvo involucrado en las actividades del Instituto Yuen Yuen, un templo tradicional de las tres religiones en Hong Kong. En el año 1968, y juntamente con los Maestros Taoístas Mui Ming-to y Tang Yuen Mei, fundó el Templo Taoísta Fung Loy Kok en los Nuevos Territorios de Hong Kong. Tras su llegada a Canadá fundó la Asociación de Tai Chi de Toronto, la Asociación de Tai Chi Taoísta de Canadá, el Instituto de Taoísmo Fung Loy Kok (junto con el Maestro Mui Ming-to), la Academia Gei Pang de Lok Hup, dedicada a la memoria de su Maestro Liang, y la Asociación Internacional de Tai Chi Taoísta. Todo ello se hizo con el fin de dar a conocer los beneficios de las artes del Tai Chi Taoísta al público en general. Las organizaciones que el Maestro Moy fundó en Canadá se encuentran ahora bajo el amparo del Instituto de Taoísmo Fung Loy Kok.

more-about_master-moy1

 

El carácter del Maestro Moy: un líder compasivo

El Maestro Moy fue el principal ejemplo de compasión, humildad y altruismo  de estas enseñanzas. Se describía a sí mismo como un instructor voluntario y con frecuencia hablaba de sí mismo como estudiante, mencionando las visitas realizadas a sus propios maestros. Era el primero a la hora de donar dinero para los proyectos de la organización, y fueron incontables las actividades de caridad que instituyó.

Al mismo tiempo que trabajaba sin descanso en la creación de una organización global para ayudar a los demás, el Maestro Moy también tomaba nota de los pequeños detalles de la vida. Un día, por ejemplo, leyó en el periódico que el cuerpo de bomberos de la zona necesitaba un desfibrilador. El Maestro Moy organizó la recaudación de fondos en dos días y envió un cheque por valor de ocho mil dólares a la reunión del consistorio para su entrega.
master-moy-11

Inició el programa “Comida para personas sin hogar” que  a día de hoy continúa funcionando, cada lunes, en nuestra sede de la calle D’Arcy en Toronto. También en la calle D’Arcy animó a los participantes a ayudar a las personas mayores dando clases gratuitas de inglés como segundo idioma, organizando banquetes para mayores, proporcionando transporte, y planeando viajes, visitas a domicilio y actividades sociales. Asimismo, a lo largo de los años recaudó cientos de miles de dólares para varias organizaciones comunitarias.

Los ejemplos de las iniciativas del Maestro Moy para llegar a las personas necesitadas son incontables, entre ellos se incluye el establecimiento de clases de Tai Chi Taoísta para personas con VIH / SIDA, y para muchos otros grupos con problemas específicos de salud. Él personalmente dirigió la recaudación de fondos para la construcción de un Centro de recuperación de la salud en el Centro Internacional junto a Orangeville, Ontario, donde actualmente las personas con problemas de salud pueden asistir a programas especiales.

El Maestro Moy, el Taoísmo y el Fung Loy Kok Taoist Tai Chi®

Las enseñanzas del Maestro Moy fueron puestas a disposición de todo el mundo a través de su ejemplo y orientación. En sus actos, el Maestro Moy encarnó el principio taoísta de trabajar para aliviar el sufrimiento de los demás. A lo largo de su vida el Maestro Moy demostró una singular devoción hacia estas artes y hacia la ayuda a los demás, incluso a pesar de que su trabajo incensante en la enseñanza y el desarrollo de la organización le pasara factura a su propia salud. Mantuvo un apretado programa de talleres y clases que le llevaron por todo Canadá, Estados Unidos, Gran Bretaña, Europa, Australia y Nueva Zelanda. El Maestro Moy entrenó personalmente a decenas de miles de personas, y proporcionó inspiración y correcciones para ayudar a aquellos que estaban preparados para trabajar con ahínco.

 

more-about_m-moy-cooking

 

El gran logro del Maestro Moy fue crear una organización que pudiera transmitir este conocimiento al público y ser un vehículo para los objetivos taoístas de domar el corazón, ayudar a los demás y cultivar la compasión. Cuando una vez le preguntaron por qué había denominado a este sistema como “Artes del Tai Chi Taoísta “, el Maestro” Moy dijo que podría haberlo llamado “estilo Moy”, una práctica común a la hora de dar nombre a las nuevas variantes en el mundo del Tai Chi. Sin embargo, el Maestro Moy dijo que eligió llamarlo “taoísta” para apuntar firmemente a sus orígenes en la tradición taoísta. A pesar del gran logro que supuso la síntesis del Maestro Moy de las artes taoístas en un arte completo de transformación, reconoció que el trabajo de toda su vida era solo uno más en la larga línea de generaciones de practicantes que habían contribuido a este notable conocimiento.

La visión del Maestro Moy de ayudar a los demás mostraba un profundo conocimiento de las artes taoístas como práctica física y espiritual. Alentó a quienes las practicaban a tomar en consideración el panorama completo de la salud. En el taoísmo, la interacción armoniosa del cuerpo, la mente y el espíritu es un medio para lograr una buena salud. A medida que los practicantes se vuelven más armoniosos en su interior, pueden promover la armonía en los demás y en el mundo que los rodea. El ejemplo personal del Maestro Moy, de entrega y compasión desinteresada, ​​ha resultado de ayuda para muchas personas, y la profundidad de su comprensión de las artes taoístas ha recuperado gran parte de la sabiduría perdida de los antiguos sabios taoístas.

Paste your AdWords Remarketing code here